El final

Graduation

Hace unos años atrás, decidí emprender una aventura: convertirme en ingeniero civil.

Al principio, estaba completamente perdido. Me sentía desorientado y caí en una especie de letargo que me mantuvo paralizado por mucho tiempo. Un día ocurrió un evento que lo cambió todo y que súbitamente me hizo despertar de ese letargo, convenciéndome de empezar de nuevo.

Ese fue el comienzo de este blog en el que decidí relatar algunas de esas experiencias vividas hasta ese momento en la universidad y todas las que estaban por venir.

Si me has seguido desde el principio quiere decir que has sido testigo de instantes de frustración, de ira, de alegría pura, de entendimiento. Has sido testigo de uno de los momentos más devastadores de mi vida, y de cómo tuve que recomponerme a mí mismo para una vez más empezar de nuevo. Eso quiere decir que también has sido testigo de mi recuperación, de cómo logré cambiar el rumbo de las cosas para que salieran a mi favor; has sido testigo de mi éxito y de otros obstáculos que surgieron pero que pude superar y que al final me permitieron alcanzar el progreso.

Has sido testigo de mi absolución.

Pero ha llegado el momento de hablar sobre un instante glorioso de mi vida.

Con una alegría infinita que no me cabe en el pecho quiero decirles que… bueno, más bien imagínenme gritando (un pelo desafinado) a través de un megáfono, con un six pack de Polar Pilsen, con un grupo de mujeres despampanantes bailando seductoramente detrás de mí…

mobscenegirls

Imagínense todo ese espectáculo digno de ir a ver en el Poliedro de Caracas, y permítanme decirles que…

¡Lo logré! ¡Soy Ingeniero Civil! ¡Vamos, carajo!

Hace una semana pasé a formar parte, oficialmente, de la Promoción LXXII de Ingenieros Civiles de la Universidad de Carabobo y no se imaginan la felicidad tan de pinga, la euforia, y el alivio que siento.

El objetivo principal de este blog siempre fue contar todas mis experiencias para que las personas que estuvieran pasando por situaciones similares encontraran algo de consuelo. Tengo que confesarles que el tiro me salió por la culata porque realmente nunca logré conseguir una gran cantidad de lectores, pero le agarré el gusto a escribir por aquí y por eso decidí no abandonar por completo este blog.

Sin embargo, en vista de que la meta ya fue culminada ha llegado el momento de despedirme, pero no sin antes dejarlos con mis reflexiones finales al término de este viaje.

Señores pasé tanta roncha para llegar a este momento, que el día de mi acto de graduación hasta se fue la luz y todo. Duramos poco más de una hora en la oscuridad, esperando a que restauraran la electricidad. Cayó un palo de agua demasiado brutal. Recuerdo que hubo un momento en el que pensé que iban a pasar por los asientos así como en las iglesias, con una cestica entregándonos los títulos a los graduandos. Finalmente llegó la luz, y con la luz llegó mi medalla y mi título y una emoción que me hizo sudar frío, y que hizo que las manos me quedaran más temblorosas que un sismo.

Así fue ese día, un día que de pana nunca voy a olvidar.

Ahora que soy ingeniero civil puedo decirles lo siguiente:

Uno se gradúa y lo primero que te pasa por la cabeza es que no sabes un coño. Sales a la calle, al mundo real donde no hay parciales ni profesores que te corrijan y las cosas cambian.

Todo es muy diferente. Intentas hacer las cosas tal cual como las aprendiste en la universidad y quedas como un loco. Es como un nuevo comienzo, diría yo.

Te consigues con que hay trabajo pero te exigen años de experiencia, te exigen tener obligatoriamente un vehículo. O si vas a una entrevista te dicen que como eres un recién graduado no te pueden pagar el sueldo que tú pides porque, “si me dijeras 25000 a mí me parecería que es muy exagerado para un recién graduado”.

Es la cruda realidad.

Pero eso no opaca para nada la satisfacción de haber alcanzado este logro. Eso no opaca la satisfacción de haberle cumplido su sueño a mi madre de verme graduado. No saben la paz mental que siento en mi interior sabiendo que puedo mirar hacia el cielo y decirle a mi mamá que pude alcanzar esta meta por ella y por mí. Y tampoco opaca la satisfacción de tener la certeza de que soy capaz de lograr lo que me propongo.

Es un sentimiento arrechísimo.

Generalmente, uno después de pasar tantas ronchas en la vida siempre llega a la conclusión de que lo mejor es lo que pasa y que si uno pudiera retroceder el tiempo uno no cambiaría nada. Pues déjenme confesarles una vaina: si yo pudiera tener una máquina del tiempo créanme que jamás hubiese estudiado ingeniería. Fueron demasiadas experiencias rudas las que viví, sentí que gran parte de mi vida fue succionada y sinceramente pude haber invertido ese tiempo en otras cosas más fructíferas y más placenteras para mí.

Sin embargo, ya las cosas están hechas y lo que me queda es la alegría y sobre todo la tranquilidad de haber alcanzado una meta que sé que no todos tienen la posibilidad de alcanzar. Siendo honesto con ustedes no sé exactamente que me deparará el destino de ahora en adelante, pero sí les puedo decir con la frente en alto que estoy listo para lo que se venga.

Y este es el final estimados lectores.

Gracias por acompañarme durante todos estos años, fue un gran placer compartir con ustedes un poco sobre mi vida, pero ha llegado el momento de seguir adelante. Sin embargo, esta vía de acceso a pesar de ser clausurada seguirá abierta para todos aquellos que la descubran, que la sepan y que la quieran encontrar.

Anuncios

Acerca de Civilizado

Estudiante de Ingeniería Civil con varios ases bajo la manga...
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El final

  1. Ale dijo:

    NOOOOOOOoooo!! Tienes que estudiar otra vaina para que sigas escribiendo .. Yo me entretenía Jajajaja FELICITACIONES!!

    • Civilizado dijo:

      Jajajajaja! Coño yo no quiero saber nada de libros ni cuadernos por un buen tiempo. Gracias Ale por haber sido mi más fiel lectora, y haber estado conmigo así haya sido a la distancia. Ahora lo que queda es ganar lucas pa vivir como rockstar jajaja.

  2. grisjoha dijo:

    Lo lograste, y no sabes lo Feliz que estoy por ti, aunque deberías seguir escribiendo, de verdad lo haces bien… A seguir comiéndose el mundo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s