Sosiego y Pandemónium

end-of-the-world

A mí siempre me dijeron que lo más fuerte de la carrera era el ciclo básico por aquello de la cantidad brutal de matemáticas, física, química y hechizos numéricos.

Y es que el ciclo básico es como esas películas del lejano oeste, donde todo el mundo se ofrece tiros y no existe la ley, fluye el alcohol, los juegos de azar y los vicios que terminan en círculos viciosos. Si quieres sobrevivir a esa hecatombe de números no te queda otra que ser habilidoso, adaptarte y fumarte un coleto con cloro, pues. Pero siempre existe alguien que ha logrado sobrevivir a esa etapa y te dice las palabras mágicas:

“El básico es lo más difícil, cuando llegues a la escuela verás que todo será más fácil.”

Bueno, quiero aprovechar este momento para cagarme encima de cada una de las personas que se han atrevido a decirme esa vaina, porque ya tengo 5 semestres esperando esa tierra prometida de la escuela donde supuestamente los profesores se la pasan fumando porros y todo es paz y amor, y te regalan 100 dólares cada vez que sacas 20 en un parcial.

En el post anterior les hablaba sobre un desafío. Pues ese desafío terminó, señores. Y después de las mil y un noches de proyectos y parciales, tengo en mis manos los resultados.

Yo me he dado cuenta (o al menos eso es lo que me ha ocurrido a mí) que a medida que voy pasando de semestre las cosas van subiendo de intensidad: en el 6to pasé roncha con la cantidad absurda de laboratorios que tiene ese semestre, en el 7mo sufrí que jode con Estructuras I y me tocó comenzar a hacer proyectos más serios, después pasé al 8vo y fue un semestre no apto para cardíacos con la cantidad casi infinita de proyectos, de paso teniendo como telón de fondo al país cayéndose a pedazos.

Y entonces pasé al 9no semestre… y… yo… y… lo que pasa es… yo…

Stewie

Sin lugar a dudas fue el semestre más intenso, brutal, demoledor, “hdp” y terrorífico que he tenido en todo lo que va de carrera, en especial las últimas semanas después del verano porque llegué a clases y había perdido el hilo de absolutamente todo lo que estaba haciendo, fue como si me hubiesen formateado el cerebro.

En estas últimas semanas me trasnoché tanto que creo que hasta calificaría para ir a esas fiestas donde la gente amanece y sigue la rumba y se meten pepas y vuelven a amanecer, y todo termina en un frenesí salvaje de porno y éxtasis alcohólico.

Después de los trasnochos, aproveché para dormir 1200 horas+básico+IVA y ahora sí tengo las fuerzas suficientes para rememorar todo lo que pasó. Sin embargo pasaron varias cosas que definitivamente se merecen su post aparte, y comenzaré a cocinarlos desde ya, pero mientras tanto les puedo dar un pequeño resumen:

Al final terminé pasando todas las materias menos Vías II, y me revienta las bolas que eso haya sido así. Es un poco frustrante que las estadísticas se hayan cumplido tal cual como esperaba, y es bastante difícil tener que lidiar a estas alturas de la carrera, en la que uno ya está a punto de alcanzar la meta, con un profesor que definitivamente tiene como misión en la vida ser un desgraciado.

No hay explicación para eso.

Lo único que me deja tranquilo es que no me rendí nunca (aunque ganas no me faltaron) y logré llegar hasta el final, y para bien (o para mal) todo lo que aprendí me va a servir para el 2do round que se avecina dentro de poco.

Por otra parte, en Obras Hidráulicas me pasó una vaina insólita que estuvo a punto de ir a Consejo de Escuela y todo, y por supuesto yo fui uno de los protagonistas de esa historia. Pronto vendrán los detalles de eso.

También terminé de liquidar la electiva que estaba viendo, Concreto Pretensado, y fue un bochinchito ver esa materia. El carajo casi nunca iba a clases, yo fui una sola vez a verle la cara al tipo, estaba pendiente de las tareas que el carajo pedía por correo, le entregué el proyecto final y bórralo. Si les soy sincero me arrepiento de haber metido esa materia, me hubiese gustado otra vaina más interesante. Pero ya que coño importa, la pasé con 18, y me falta una materia menos por pasar.

Finiquité los asuntos con el Laboratorio de Calidad Ambiental y con Ingeniería Ambiental, y la profesora de Ingeniería Ambiental nos ayudó tanto a que algunos profesores cambiaran sus fechas de entrega que ya la gente ha comenzado a hablar de ella como la posible madrina de la “Promo”.

En cuanto a la tesis, al pana con el que la estoy haciendo le negaron la unidad de crédito pero ya tenemos un plan estratégico para seguir trabajando juntos. Resulta ser que cuando uno comienza a indagar se entera de cada cuento loco sobre la tesis, como por ejemplo, un chamo que la defendió hace un año pero todavía está viendo una materia, o casos más extremos, como por ejemplo unas chamas que estaban a punto de defender y les descubrieron unas cosas extrañas en las notas del básico y les dijeron prácticamente que tenían que regresar al básico y empezar desde cero. Debe ser pa’ matarse que te digan una mierda así, pero esas son las consecuencias de ponerse a jugar con fuego.

Y finalmente está la historia del Proyecto Estructural de Concreto, o como pienso yo que debería llamarse: Proyecto de Trasnocho y Succionador de Vida de Concreto. Habrá un post aparte para eso.

En definitiva fue un semestre inolvidable, pero luego de toda esa locura, pandemónium y caos, se instaló en mí un sosiego esperanzador, y trataré de aferrarme a él con todas mis fuerzas para resistir los tiempos rudos que se avecinan.

Anuncios

Acerca de Civilizado

Estudiante de Ingeniería Civil con varios ases bajo la manga...
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s