La infernal historia de Vías I (Parte III)

carretera de fuego

Para terminar de echarle sal a las heridas, el carajo tiene las santas bolas de decir ese mismo día que la reparación era al día siguiente. Yo medio hice el intento de estudiar pero estaba tan decepcionado que no lograba asimilar nada de lo que estudiaba, así que decidí cerrar ese capítulo y seguir adelante.

Al día siguiente, un pana que también tenía que reparar me llama y me dice que el profesor lo dejó con 9,45 y que la reparación la había cambiado para el lunes.

De pana que esa llamada fue como una inyección instantánea de adrenalina, decidí dejar de lado la negatividad y me puse manos a la obra. Tenía un último chance y tenía que aprovecharlo.

Cuando yo estaba haciendo el proyecto de Fundaciones fui a casa de un pana y el tenía un problema con su laptop. Yo se lo solucioné y no pude evitar ver que en sus archivos había una carpeta llamada “Vías I” y pues en esa carpeta había varios ejercicios resueltos y había un archivo que decía “Examen Recuperativo” y era del profesor. Sin embargo, había una trampita: se veía medio borroso porque lo tomaron con una cámara de teléfono pero dos de las preguntas se veían bien.

Todo ese fin me puse a estudiar durísimo. El profesor dijo que se iba a enfocar en semaforización y clotoide, y ahora yo sabía en qué me había caído y estaba listo para reventar ese parcial y terminar de pasar la fucking materia. Me reuní con el pana que también tenía que reparar y entre los 2 nos ayudamos y estábamos listos para lo que se viniera. Hicimos el intento de medio resolver lo que se veía en las fotos del examen recuperativo pero ya estábamos demasiado mamados.

Llegó el día de la reparación. Nos entregan los parciales, y ese momento creo que lo recordaré hasta el final de mis días.

Trato de ocultar mi cara de incredulidad. Trato de ocultar las ganas que tengo de lanzar un grito lleno de desesperación a todo pulmón y cuando miro a mi amigo sé que está pasando por un proceso similar. En ese momento a todos nos estaban entregando exactamente el mismo parcial que el pana mío y yo habíamos visto en las borrosas, pero medio visibles, fotos.

Ya estábamos en el campo de guerra, ahora lo que quedaba era luchar. Y luchar fue lo que hicimos. Dos horas después salimos y cuando comentamos lo que hicimos nos había dado los mismos resultados menos en la de semaforización porque teníamos ciclos distintos. Habíamos respondido en base a 12 puntos y todo parecía indicar que la suerte estaba de nuestra parte.

Antes de irnos el profesor nos dijo que al día siguiente publicaba las notas en su blog y que el miércoles era la revisión. Salí de la zona de guerra y ese día bebí hasta quedar inconsciente y anestesiado.

Llegó el día siguiente y como un dilema existencial no había nada. Luego llegó el miércoles. Cada dos horas me torturaba revisando el blog para ver las notas y siempre terminaba estrellado. Se volvió tan enfermizo el asunto que esa noche soñé con la reparación y que la había cagado y que me había quedado la materia después de tanto luchar.

Parece un chiste, pero de pana me ocurrió.

Y así llegó el jueves. Toda la mañana la pasé rodeado de nada y toda la tarde rodeado de más nada. Ya parecía el propio filósofo, metido de lleno en la nada. Ya entrada la noche no aguanté más y le mandé un mensaje al profesor. A la media hora me dice que estaba terminando de corregir y que más o menos a las 10 iba a publicar las notas.

Al rato llegó a mi casa el pana que fue a reparar conmigo, para que lo ayudara con una asignación de concreto que tenía que mandarle a su profesor antes de las 12 de la noche. Eran las 10 pero estábamos haciendo lo de concreto y hablando paja. Luego a un cuarto para las 12 le enviamos la asignación al profesor y decidimos abrir el blog para acabar con el sufrimiento.

De las 5 personas que fuimos a reparar solamente había pasado el pana mío, y yo era el segundo que mejor había salido. ¿A que no adivinan cuál fue mi nota?

Pues era 08. Otra vez. Motherfucking 08.

A las 12 el profesor me manda un mensaje: “ya están publicadas las notas y mañana hay revisión para el que quiera ir”. Esa noche fue una de las peores de mi vida. No pude dormir. Estaba completamente hundido en el más asfixiante sentimiento de derrota, sentía una impotencia y un desánimo demasiado arrechos. Lo único que me faltó fue verme al espejo y decir que estaba demasiado gordo.

Al día siguiente me paro y todavía no estaba seguro sobre ir a la revisión porque siempre tuve malas experiencias cuando iba a revisar. Sin embargo, lo correcto era ir así me doliese lo que pasara. Llego a la oficina del profesor y me dice que pase. Me da el parcial y veo el 08 y lo primero que reviso es la pregunta de semaforización.

El cálculo de la demora del afluente oeste valía 4 puntos y me había puesto solo 2. Cuando veo lo que pasó intento respirar profundo. Comienzo a meditar y mentalmente repito “no debo matar al profesor, no debo matar al profesor, no debo matar…”

A mí me dio 33,69 s y al profesor le dio 33,60 s.

fry-hair-pulling                                               Una foto que me tomaron en ese momento

Ahí estaban los 2 puntos que me faltaban y comencé a ponerme nervioso. Hasta parecía que tenía Parkinson y todo. El tipo me dice que uno tiene que ser preciso con los decimales y yo intento decirle que nuestros resultados no están tan alejados. Él revisa su hoja de cálculo de Excel y todos nuestros resultados siempre variaban por unos decimales. Intento hacerle ver que con esos 2 puntos yo paso pero eso no lo convence.

El tipo viene y me dice “arregla el error que tienes en la pregunta de la progresiva” y te pongo los 2 puntos que te faltan.

La pregunta tenía al lado la respuesta pero la cabeza realmente no me daba para nada, yo estaba vuelto mierda por los nervios y lo que hice fue medio parapetear la pregunta para que me diera con los decimales exactos que él quería. Yo tenía que buscar la progresiva de CE y en el parcial busqué la de EC y por eso la tenía mala. Solamente tenía que sumar la longitud de la curva y ya, pero en ese momento estaba tan cagado que no lo veía y cuando parapeteé los resultados el tipo obviamente se dio cuenta.

Se puso a revisar esa pregunta y me preguntó sobre todas las otras cosas que había calculado y otra vez algunos resultados variaban por decimales.

Ya en ese momento la cara de desesperación era muy evidente.

Al final me dice “bueno, está bien, aunque lástima que te dije que tenias que sumar la longitud de la curva para buscar la progresiva… pero está bien, tienes los 2 puntos.”

Salí de ese lugar con ganas de no volver más nunca y con una cara de felicidad que parecía hecha con cirugía porque no se quitaba con nada. La emoción de ese momento es otro de esos recuerdos que permanecerán imborrables en mi memoria.

Es arrecho.

Esta materia sinceramente me pareció interesante y yo siempre le puse cariño pero siempre terminaba derrotado por circunstancias estúpidas y a veces fuera de mi alcance, y aunque yo estaba preparado para abandonarlo todo de alguna manera siempre tuve una oportunidad. Siempre tuve una esperanza.

Créanme que ahora más que nunca sé lo importante que es enfrentarse a los obstáculos que se te atraviesen y luchar hasta el final, porque nunca sabemos las vueltas que da la vida.

Y así fue, como esta historia con tintes de azufre y de infierno, finalmente tuvo un final celestial.

Anuncios

Acerca de Civilizado

Estudiante de Ingeniería Civil con varios ases bajo la manga...
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s