El despegue (Parte II)

Launch

Acueductos y Cloacas: en el semestre fallido había quedado con un carajo que era el antónimo perfecto de la buena vibra. En esa materia hay solamente dos profesores y él tiene 2 secciones de las 3 que hay en total. O sea, el porcentaje de ver clases con ese profesor es muy alto. La otra profesora es nueva, da clases los sábados, y para mí, como todo estudiante que se respete, los sábados son intocables.

Debería ser ilegal ir a la universidad un sábado.

Bueno, en un principio había quedado con el profesor, pero, un día, después de meditarlo mucho y luego de varias conversaciones acompañadas con el dulce néctar del alcohol, tuve que hacer lo impensable y cambiarme con la profesora. No lo hice por huirle al tipo sino porque, en la sección que estaba, salía a las 8:30 pm -¡que irónica es la vida!- y se me complicaba salir de la universidad a esa hora. Metí un paro de que yo trabajaba en las noches y me cambié con la profesora.

Resulta ser que fue una jugada absolutamente magistral.

Dicen que Casper el fantasma, es el ser más amistoso del planeta, pero les digo que no han conocido a la profesora que me da Acueductos. Es demasiado dulce, buena gente y encima de todo explica del carajo. Ella y el otro profesor son como el día y la noche, negro y blanco, pasar la materia o rasparla.

Lógicamente la volví a meter con ella y esta vez no me dio dolor sacrificar los sábados, y si yo no quedaba con ella ya me iban a ver en las noticias quemando cauchos y lanzando bombas en la universidad.

Actualización al 18/10/2013: en esta universidad toda la información se transmite a la velocidad de la luz. Es impresionante. Tuviésemos internet con la velocidad que se corren los chismes aquí en la facultad y seríamos un país pionero. Después que el semestre pasado estábamos VIP  con esta profesora, ahora el salón está hasta las metras con gente que se queda sin puesto y todo, y de paso al otro tipo le falta gente. Qué arrecho vale.

No sé cómo van a hacer los nuevos enchufados, pero yo llegué primero.

Fundaciones y Muros: la historia con esta materia es una relación de amor y odio. Les explico lo que sucede:

La profesora que da esta materia es una belleza de pies a cabeza. Es una muñequita. Es súper coqueta, es cuchi, tiene una voz sumamente femenina (aunque a veces un poco aguda) y si la ven por la calle creo que jamás se imaginarían que es ingeniera. Obviamente al principio, yo y el 90% de mis panas no sabíamos si pararle bolas a la clase o bucearla.

Era todo un dilema eso.

Sin embargo, al transcurrir varias clases nos fuimos dando cuenta de que en realidad no explica lo que se llama “un coño de la madre”.  Habla y habla y habla y habla sobre las fundaciones y me parece excelente eso, pero cuando empezó a explicar un ejercicio fue muy deprimente. Imagínense que ni siquiera lo terminó de explicar y ya la semana siguiente teníamos el primer parcial. Gracias al paro me salvé de ese parcial, porque sino iba a salir bien tiroteao.

Absurdamente, decidí meter la materia con ella, otra vez, pero ya no tanto por buceármela sino porque cualquier otro horario me chocaba con Estructuras II.

En fin, ya veremos qué pasa.

Vías de Comunicación I: fue un coñazo demasiado fuerte, cuando, en mi primer día de clases, tuve que asimilar que mi profesor era “Mr. Me pasan 5 personas nada más”.

Después de que mis ojos se humedecieron un poco, porque, ya saben, anduve cortando muchas cebollas ese día, decidí agarrar al toro por los cachos y asumir ese barranco. El tipo no explicaba nada mal. De hecho, le ponía entusiasmo a las clases y uno salía hasta inspirado, pero siempre pretendía que le diéramos respuestas totalmente rebuscadas.

Me hizo recordar al gran idiota que me dio Resistencia de Materiales la primera vez.

A pesar de todo, el carajo siempre nos explicaba situaciones cotidianas en el tráfico y era hasta cómico, aunque no a propósito. Resulta que en este país tan generoso, somos unos animales cuando estamos frente al volante (bueno, en realidad yo no me incluyo en ese paquete, no sé ustedes). El semáforo es casi de adorno en este país. Y así sucesivamente. Eso no es sorpresa para cualquier venezolano.

Todas las clases que llegué a ver con este profesor me sirvieron para entender que nuestro sistema carretero es casi primitivo, y que tenemos un déficit enorme en cuanto a carreteras y autopistas.

Es bien triste esa vaina.

El tipo se fue durante un mes a un congreso en China y Japón pero no se podía ir sin hacernos una maldad primero: nos dejó el proyecto para que lo fuéramos adelantando y… Mierda, voy a tener pesadillas de solo recordar ese proyecto. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que observen esto:

Proyecto

Esa línea amarilla no es una carretera del próximo Need for Speed, ni tampoco forma parte de la próxima película de Rápido y Furioso. Ese plano que ven ahí era mi proyecto. Cada persona del grupo tenía que hacer un trazado de una ruta y después elegir la mejor de todas para comenzar a trabajarla, y es más que evidente que la mía no iba pal’ baile. Estuve dándole durísimo en AutoCAD durante varias horas y eso fue lo mejor que pude hacer, de pana.    

De la que me salvé señores.

Por supuesto que este semestre también le huí como las cucarachas al Raid a ese profesor, pero resulta ser que ahora está dando Vías II, así que por un semestre estoy salvado. De todas maneras esta materia se las trae y sé que el proyecto que me toque no va a ser tan sencillo, pero por lo menos estoy con un profesor que es más flexible y que no anda pendiente de descargar sus frustraciones sexuales reprobando a casi todo el salón.

Actualización al 18/10/2013: parece un puto chiste desagradable, pero resulta ser que el carajo que me da Vías I es como tomarse una caja de Valium, para después entrar a clases con el otro señor que me da Técnicas. No puedo creer y me parece hasta enfermizo lo que voy a decir… pero…

Estoy empezando a extrañar las clases de “Mr. Me pasan 5 personas nada más”.

Qué cagada. Pero qué le vamos a hacer. Sin embargo, hay que ver el lado positivo: ya no voy a sufrir de insomnio.

Como ya les había comentado anteriormente, este semestre está absolutamente recargado de proyectos. Es en este semestre cuando las cosas comienzan a tornarse más serias y un poco más parecidas al mundo real, pero el paro me ayudó a ver las cosas desde otra perspectiva y me siento un poco más relajado.

Ya estoy cada vez más cerca de la meta y eso es algo que, como un mantra, me lo repito a diario.

Anuncios

Acerca de Civilizado

Estudiante de Ingeniería Civil con varios ases bajo la manga...
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El despegue (Parte II)

  1. Alejandra dijo:

    La carretera a cuy agua se quedó pendeja con tu trazado.. Jaja un besito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s