La Victoria y el Orgullo Topográfico (Parte II)

 

El tiempo seguía transcurriendo y la fecha de entrega inevitablemente se acercaba cada vez más. Por desgracia, el “súper profesor” que teníamos era fanático number one de faltar que jode a clases. Gracias a esto, cuando faltaba un mes, todavía no habíamos terminado de tomar todos los puntos.

Nunca olvidaré una vez que nos hizo ir un sábado para recuperar tiempo perdido.

Por supuesto que nadie quería ir un sábado (es más importante salir a echar vainas por ahí un viernes en la noche y amanecer enratonao) pero la voz de la conciencia en cada uno de nosotros sabía que era lo correcto si queríamos agilizar el proyecto. Pues llegó el sábado y el carajo nos hizo ir a las 11 de la mañana, de manera que a las 2 de la tarde ya hubiésemos terminado con todo.

Llegaron las 12, luego las 12:30 y el círculo vicioso se extendió hasta la 1 de la tarde.  Le reventamos el teléfono a llamadas pero la operadora actuaba como abogado del diablo. Finalmente se hicieron la 1:30 de la tarde, y en ese momento decidimos que a pesar de que nos habían jodido era importante mantener intacta nuestra dignidad, entonces nos fuimos de ahí con la promesa de por lo menos quemarle la casa a nuestro “súper profesor”.

Apareció al martes siguiente y pues se hizo el virolo, como si nada hubiese pasado y nadie tenía ánimos para reclamar, lo que todos queríamos era terminar y finalmente ese día lo logramos. Éramos el grupo más retrasado y teníamos 3 semanas solamente para terminar todo el proyecto. 

El trabajo de campo fue un paseo en el bosque en comparación a lo que vino después.

Yo me encargué de ir pasando en el computador la memoria descriptiva y parte de la memoria de cálculo. Uno de los muchachos se encargó de hacer el cierre angular y el cierre lineal. La única chama del grupo se encargó de pasar los datos que tomamos en campo a una tabla de Excel que hacía los cálculos, junto con otro pana. Éramos como una especie de máquina bien aceitada, cada quien haciendo su parte.

Hasta que llegó el momento en que nos encontramos 5 personas inexpertas ante ese monstruo de la informática llamado AutoCAD.

Solamente uno de nosotros sabía manejar el programa a medias y él fue el encargado de subir la nube de puntos. Cuando fuimos a exportar los puntos de Excel a AutoCAD, nos ocurrió algo digno de una película de comedia o tal vez de drama. Resulta que uno de los vértices quedaba muy alejado con respecto a los demás. La vaina casi que se salía de la pantalla. Era algo muy exagerado. Y nos pasamos todo un domingo tratando de ver qué coño era lo que pasaba y no encontrábamos la solución. Después de una tarde de mucha frustración llegó la respuesta digna de una tira cómica de Condorito: las coordenadas norte y este del punto estaban invertidas.

Había que regresar a Excel e invertir las coordenadas, para después volverlo a exportar todo, y era una puta ladilla. Como ya era tarde decidimos cerrar el día. El proyecto estaba demasiado crudo y ya nos quedaba solo una semana y media, y por si fuera poco tenía mi último parcial de teoría esa semana y si no salía bien me tocaba reparar.

El último obstáculo en la teoría era de perfil transversal, perfil longitudinal y nivelación y no había estudiado mucho. Dicen por ahí que el que no arriesga ni gana ni pierde, así que presenté el parcial y como era de esperar, salió una vaina infumable. El parcial era prácticamente hacer el proyecto de campo y la profesora, siendo lo más “buena gente” posible nos dio 3 horas. Después de esas 3 horas salí del salón, y aparte de que se me rebobinó el videotape tenía escrito “REPA” en toda la frente.

El jueves de esa semana nos dieron la definitiva de la teoría.

Cuando llegué vi mucha gente dividida entre la euforia de una excelente noticia y el desánimo inducido por ir a reparar. Llegó mi turno y yo iba mentalizado a preguntarle a la profesora el día de la reparación y que me dijera más o menos lo que iba. Sin embargo, toda película donde el héroe pasa bastantes penurias para alcanzar sus objetivos tiene un giro argumental que te deja atónito.  Imagínense mi sorpresa cuando sus palabras fueron “tienes chance”.

Mi reacción fue más o menos así:

No sé como coño llegué a 8 puntos de definitiva y con el laboratorio podía aprobar la materia. No obstante me dijo: “quiero que pases el laboratorio mínimo con 12, sino te mando a reparar”. Enseguida recordé que mi proyecto estaba más crudo que un roll de sushi y que tenía 5 días para terminarlo, y fue inevitable, mi reacción fue algo parecido a esto:

Al día siguiente nos reunimos y comenzamos a trabajar fuertemente en el proyecto.

Como a mi me tocaba transcribir la memoria de cálculo me puse a leer la tabla donde anotaron los datos del cierre angular y lineal. Por pura curiosidad me puse a hacer yo mismo el cierre y… ¡Coño ‘e la madre!

Por todos los poderes inalienables del universo tuve que reaccionar así:

El chamo encargado de hacer el cierre la había cagado sin darse cuenta y ya habíamos subido los puntos con esos datos. Tuvimos que hacer de tripas corazón y volver a las tablas de Excel a arreglarlo T-O-D-O.

Pasamos todo el puto fin de semana arreglando eso y todavía ni siquiera habíamos comenzado a hacer las curvas de nivel, pero agarramos el número de un chamo que ayudaba a hacer proyectos y le encargamos esa parte. Finalmente llegó el martes y el proyecto teníamos que entregarlo a las 2. Ese día nos fuimos temprano a rematar lo que todavía faltaba del proyecto, y de repente uno de los panas me dice que el chamo que se equivocó en el cierre se salió del grupo y pidió que lo sacáramos del proyecto.

Ya en ese momento se me habían acabado todas las reacciones posibles, de pana estaba sobresaturado de reacciones así que traten de imaginarse una que los haga reír.

La única voz femenina del grupo sacó a relucir la cuaima que llevaba por dentro, (aparentemente todas las mujeres tienen ese aspecto escondido y lo airean en momentos críticos) agarró el teléfono, lo llamó, y lo único que le faltó fue sacarse la correa. Le dijo que era muy estúpido salirse del grupo el día de la entrega y que además contábamos con él porque habíamos acordado en pagar cada quién una parte del ploteo y el plano de curvas de nivel. Cuando le preguntó las razones de por qué se salió si nadie estaba molesto con él por lo del cierre angular, la respuesta del pana fue “es que siento que no he aprendido casi nada”, y en parte lo comprendí, pero no me jodas…

Finalmente, llegó la hora de la verdad.

Fuimos el último grupo en entregar y el carajo comenzó a caernos a preguntas. En medio de ese contrapunteo de preguntas y respuestas, lo llamaron por teléfono y en una de esas lo escuchamos decir “nos vemos en el apartamento” y trancó el teléfono. Esas palabras fueron dichas con cierto tono de queso y por motivos evidentes y viendo los rostros de mi grupo, tuve que aguantarme la risa como pude. A nadie le pareció una sorpresa cuando repentinamente se dirigió a nosotros y nos dijo “muchachos, me gusta su proyecto, lo único es que el plano de curvas de nivel está malo porque no puede haber curvas de nivel sobre la carretera, corríjanlo y lo traen mañana otra vez, pero los felicito, buen proyecto, ahora me tengo que ir”.

Después fue toda una odisea para que publicara las notas definitivas del laboratorio, uno lo llamaba y solamente te atendía el abogado del diablo. Ya faltaba un día para la repa y yo todavía no sabía si tenía chance de pasar o no, hasta que un día se hizo la luz, y proyectaba una gran sombra con forma de 14, lo que evitó que fuera a reparar.

Sin lugar a dudas, Topografía fue una materia que me revolcó en el piso muchas veces, pero a pesar de todo lo bueno y lo malo, mi mayor orgullo es que pude pasarla contra viento y marea con la profesora que todos consideran la “verduga”. En mi opinión, creo que son un pelo exagerados esos comentarios sobre ella, pero eso varía de persona a persona y que quede claro que esto no es un arrebato de jalabolismo, mi opinión hubiese sido la misma independientemente de si aprobaba o reprobaba, pero afortunadamente no fue así.

Y al final de la película el héroe logró salir victorioso y orgulloso, pero eso sí, olvídense de esa paja loca del final feliz de Disney.

La lucha aún continúa, pero lo bueno es que la meta está cada vez más cerca.

Anuncios

Acerca de Civilizado

Estudiante de Ingeniería Civil con varios ases bajo la manga...
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Victoria y el Orgullo Topográfico (Parte II)

  1. Alita Pinketa dijo:

    y el pana se terminó de salir del grupo? ay me siento como la propia fanática de una novela mexicana. Que bueno que pudiste pasar esa piche materia, Y de verdad si tu amigo se salió del grupo porque se equivocó, qué va a hacer cuando esté en un proyecto de un edificio y se equivoque? va a dejar la torre a medio hacer? … el ingeniero está para solucionar todos los problemas que aparecen, no para renunciar cuando se pone difícil el camino! por eso es que tú serás un súper ingeniero! Estás sacando esa carrera contra viento y marea. Te Quiero!

  2. Civilizado dijo:

    Jajajajaja de pana que eso parecia un culebron mexicano oyó! Y bueno el chamo no se salió porque la chama habló con él y cuando llegó al mediodia lo convencimos entre todos pa que se quedara. Independientemente de si la cagó o no el proyecto ya estaba listo y ese dia lo que teniamos que hacer era defenderlo y ya para pasar, por eso fue que todos nos quedamos locos. De pana que nunca había visto alguien abandonando una materia justo en el último día. Me pareció muy drogadicto eso, pero bueh… cada loco con su tema.

    Y en cuanto a lo ultimo que escribiste bueno, tengo una sonrisa de oreja a oreja tatuada en la cara por tu culpa y voy a tener que ir a terapias con laser pa que no se note tanto jajajajaja, gracias por tus comentarios corazón! Un beso y un abrazo enormes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s